Una publicación de CDF     | Enlaces | Comentarios | Contacto | Búsqueda |

ISSN 1913-6196

Inicio Temas Autores Reseñas Libros Recursos digitales
Ediciones Documentos Multimedia Lectores opinan Entrevistas Nosotros
Año 2008 Vol. VI
Futuros 21
 Futuros 20
Año 2007 Vol. V
 Futuros 19
 Futuros 18
 Futuros 17
Año 2006 Vol . IV
 Futuros 16
 Futuros 15
 Futuros 14
 Futuros 13

Año 2005 Vol.  III

 Futuros 12
 Futuros 11
 Futuros 10
 Futuros 9
Año 2004 Vol. II
 Futuros 8
 Futuros 7
 Futuros 6
 Futuros 5
Año 2006 Vol.  I
 Futuros 4
 Futuros 3
 Futuros 2
 Futuros 1
 

Visítenos en el nuevo portal
Futuros 21

 

 Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes

 Por la Asociación de Prevención de la Tortura 

 

El Protocolo Facultativo es un instrumento de suma importancia, ya que permitirá que se den pasos prácticos para prevenir la tortura alrededor del mundo. Las visitas regulares a los sitios de detención son uno de los medios más efectivos para prevenir la tortura y mejorar las condiciones de detención. Hasta ahora, ningún instrumento internacional había permitido que se realizaran visitas periódicas alrededor del mundo. De conformidad con el Protocolo Facultativo, se creará un nuevo organismo internacional de expertos que visitarán lugares de detención: el Subcomité del Comité de las Naciones Unidas contra la Tortura. Los Estados que ratifiquen el Protocolo Facultativo también tendrán la obligación de establecer o designar mecanismos nacionales de visitas. Estas entidades y el Subcomité trabajarán de manera conjunta para realizar visitas regulares a los lugares de detención; también presentarán recomendaciones a las autoridades para mejorar las condiciones de detención y el trato que reciben las personas privadas de libertad.

Este énfasis preventivo constituye un avance innovador dentro del sistema de las Naciones Unidas para los derechos humanos, ya que los mecanismos actuales de la ONU sólo pueden actuar después de ocurrida una violación. El Protocolo Facultativo también sienta un precedente al establecer, por primera vez en un instrumento internacional, criterios y salvaguardas para la realización de visitas preventivas efectivas por parte de mecanismos de expertos nacionales. Ello procura garantizar la aplicación de normas internacionales al nivel local, un enfoque ausente de otros instrumentos de la ONU.

¿Qué es el Protocolo Facultativo?

La Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó, el 18 de diciembre de 2002, el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (en adelante el Protocolo). El objetivo del instrumento es prevenir la tortura y los malos tratos mediante un sistema de visitas regulares a lugares de detención por parte de entes independientes y complementarios a nivel internacional y nacional.

¿Quién puede ratificarlo?

El Protocolo busca asistir a los Estados Partes de la Convención contra la Tortura en la implementación de sus obligaciones existentes bajo la Convención en materia de prevención de tortura y malos tratos. Por lo tanto, únicamente los Estados que hayan ratificado or adherado a la Convención contra la Tortura podrán ratificar o adherir al Protocolo.

¿Por qué es necesario el Protocolo?

Si bien el derecho internacional de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario prohíben de manera absoluta la tortura y los malos tratos, esta práctica sigue siendo frecuente a través del mundo. Las personas privadas de libertad son las más vulnerables a ser objeto de estos abusos, al encontrarse aisladas del mundo exterior y al depender casi exclusivamente de las autoridades para el ejercicio de sus derechos y la satisfacción de sus necesidades básicas. Ningún otro tratado de las Naciones Unidas prevé medidas concretas para prevenir las violaciones dentro de los lugares de detención. Por esto, el Protocolo es un instrumento innovador y altamente necesario.

¿Cómo previenen las visitas la tortura y los malos tratos?

La práctica ha demostrado que las visitas a los lugares de detención son uno de los medios más efectivos para prevenir la tortura y mejorar las condiciones de detención. Por un lado, las visitas tienen un efecto disuasivo y, por otro, permiten a expertos independientes examinar de primera mano el trato brindado a las personas privadas de libertad y las condiciones de su detención. Muchas violaciones provienen de sistemas inadecuados que pueden ser corregidos mediante un control efectivo. Los expertos emiten recomendaciones prácticas y establecen un diálogo con las autoridades competentes, a fin de apoyarles en la búsqueda de soluciones a los problemas observados.

¿Cómo funcionará el Protocolo Facultativo?

El Protocolo asume un enfoque novedoso para prevenir la tortura y los malos tratos bajo el derecho internacional, al plantear un sistema dual de visitas regulares a lugares de detención por parte de mecanismos de expertos independientes a nivel internacional y nacional. Al ratificar o adherir al Protocolo, los Estados Partes estarán aceptado que estos entes efectúen visitas a lugares de detención sin previo aviso en territorio bajo su jurisdicción.

El primer componente del sistema dual de visitas será un nuevo ente internacional: un "Subcomité" al Comité contre la Tortura. Este ente, constituido inicialmente por un grupo de diez expertos independientes provenientes de distintas profesiones, tendrá mandato para realizar visitas regulares a lugares de detención en todos los Estados Partes. Los informes de dichas visitas contemplarán recomendaciones dirigidas a las autoridades competentes. A fin de promover un ambiente de cooperación, el informe será confidencial, salvo que el Estado Parte consienta su publicación o se niegue a colaborar con el Subcomité.

El segundo componente del sistema de visitas serán la designación de entes nacionales para efectuar visitas. Una vez entrado en vigor el Protocolo y al año de haber ratificado o adherido al mismo, los Estados Partes tendrán la obligación de mantener, designar o crear uno o varios mecanismos nacionales facultados para realizar visitas regulares a sitios de detención. El texto no especifica el tipo de mecanismo, por lo cual comisiones de derechos humanos, defensorías del pueblo, comités parlamentarios y organismos de la sociedad civil, entre otros, podrían ser designados para cumplir con esta función. A fin de garantizar que los entes nacionales funcionen de manera efectiva y libre de interferencia indebida por parte de las autoridades, el Protocolo establece criterios y garantías específicas que deben ser respetadas por los Estados Partes.

¿Qué harán los mecanismos de visitas?

Tanto el ente internacional como los nacionales tendrán facultades para visitar cualquier lugar de detención en cualquier momento y para entrevistarse en privado con las personas allí detenidas. Habida cuenta que las visitas no constituyen un fin en si mismo, sino un medio para prevenir abusos, los mecanismos de visitas emitirán recomendaciones y proseguirán su labor junto con las autoridades competentes a fin de efectuar su debida implementación. El mecanismo internacional y los mecanismos nacionales también mantendrán una estrecha relación de colaboración, compartiendo información, asesoría y apoyo. Esto constituirá un refuerzo adicional a la implementación nacional de los estándares internacionales.

¿Qué lugares serán objeto de visitas?

La definición de lugares de detención contenida en el Protocolo es amplia, incluyendo, sin limitarse a los siguientes lugares: estaciones de policía; instalaciones de las fuerzas de seguridad; centros de detención preventiva; centros penales para sentenciados; instalaciones para menores de edad; centros de confinamiento de inmigrantes; zonas de tránsito en los puertos internacionales; centros para solicitantes de asilo; instituciones psiquiátricas; y lugares de detención administrativa.

¿Cuáles son los pasos siguientes?

El Protocolo requiere 20 ratificaciones para entrar en vigor.

  • Todos los Estados Partes a la Convención contra la Tortura deberán considerar la posibilidad de ratificar en Protocolo cuanto antes.
  • Las instituciones nacionales de derechos humanos deberán estar informadas de su posible papel como mecanismo nacional de visitas de acuerdo al Protocolo.
  • La sociedad civil deberá estar activamente involucrada en la promoción y el proceso de ratificación e implementación del Protocolo.
  • A la luz de la adopción del Protocolo, se deberán promover debates nacionales sobre la necesidad imprescindible de prevenir la tortura.

Para mayor información o apoyar la campaña por lograr la ratificación e implementación del Protocolo Facultativo favor comunicarse a APT:

10 Route de Ferney
1211-CH, Ginebra, Suiza
Tel. (41 22) 919-2170
Fax (4122) 919-2180
E-mail:
dlong@apt.ch, soberson@apt.ch
Sitio Web: www.apt.ch
Descargar el Protocolo


Ir a:
 

Arriba

Imprimir este documento   Imprimir


Este website esta bajo la licencia de Creative Commons Licence
Cualquier material de esta revista puede reproducirse libremente de forma impresa o electrónica sin previa autorización, siempre que se cite como  fuente a la Revista Futuros y su uso no sea con fines comerciales. Agradeceríamos ser informados y que se nos hiciera llegar una copia o referencia del material reproducido.
Se exceptúan de la libre reproducción los materiales tomados de otras fuentes; para reproducir estos artículos debe pedirse autorización a la fuente original.

Las opiniones expresadas en los artículos son de los y las autores y no de Rostros y Voces  o de Citizen Digital Facilitation
Los invitamos a enviarnos sus colaboraciones, las cuales serán  publicadas de ser seleccionadas por la dirección de la revista.
Si tiene problemas o preguntas relacionadas con esta Web, póngase en contacto con el Equipo Futuros.
Última actualización: