Una publicación de CDF     | Enlaces | Comentarios | Contacto | Búsqueda |

ISSN 1913-6196

Inicio Temas Autores Reseñas Libros Recursos digitales
Ediciones Documentos Multimedia Lectores opinan Entrevistas Nosotros
Año 2008 Vol. VI
Futuros 21
 Futuros 20
Año 2007 Vol. V
 Futuros 19
 Futuros 18
 Futuros 17
Año 2006 Vol . IV
 Futuros 16
 Futuros 15
 Futuros 14
 Futuros 13

Año 2005 Vol.  III

 Futuros 12
 Futuros 11
 Futuros 10
 Futuros 9
Año 2004 Vol. II
 Futuros 8
 Futuros 7
 Futuros 6
 Futuros 5
Año 2006 Vol.  I
 Futuros 4
 Futuros 3
 Futuros 2
 Futuros 1
 

Visítenos en el nuevo portal
Futuros 21

 

 DESARROLLO SUSTENTABLE Y SALUD PÚBLICA

Salud

Por Chris Rosene      

Parte 1 / 3  

  

  Relación entre salud y desarrollo sustentable

Los temas ambiente y salud frecuentemente se tratan por separado, pero es obvio que son íntimamente relacionados. El estado del ambiente afecta directamente a la salud humana por medio del aire, el agua, el suelo, y la comida que consumimos. El "ambiente construido" – la infraestructura creada por los humanos -- también repercute en la salud. De hecho, es frecuentemente por medio del impacto en la salud que detectamos los problemas ambientales. Es imposible concebir la construcción de un futuro sustentable para la humanidad sin preocuparse de la salud pública.

A pesar de esta aseveración fácilmente aceptada tanto por los gobiernos como por los movimientos sociales, es difícil ver un avance significativo en la materia. Muchos comentaristas hablan de una "crisis" mundial en salud pública, reflejado por el avance incontrolable del VIH/SIDA y la continuación o reaparición en algunos países de enfermedades que ya deben haber sido eliminadas, tal como la cólera y el dengue. Al mismo tiempo, la lucha para alcanzar una acción mundial decisiva a favor del desarrollo sustentable parece estar estancada, si observamos los resultados poco alentadores de la reciente Cumbre Mundial de Desarrollo Sustentable en Johannesburgo. Sin embargo, hay algunas esperanzas y pistas a seguir. Pretendo en este artículo analizar las diferentes características de los esfuerzos mundiales por promover el desarrollo sustentable y la salud pública, y luego avanzar unas ideas de cómo hacer mas práctica y funcional la tarea de vincular los dos temas.

Fue hace treinta años, en la Conferencia Mundial sobre el Medio Humano en Estocolmo (1972), que se discutió por primera vez en la comunidad internacional la relación entre el ambiente y el desarrollo, sugiriendo que posiblemente habría que establecer límites al crecimiento industrial para evitar la eliminación para siempre de los recursos no-renovables. Esto causó alarma sobretodo en los países en vías al desarrollo, donde todavía faltaba mucho para llegar a un nivel económico donde las necesidades básicas podrían ser atendidas. Mas tarde, en los años 80, se creó el término "desarrollo sostenible" o "sustentable" precisamente para indicar que sí era posible, mediante la tecnología y los cuidados necesarios, avanzar con el desarrollo pero a la vez preservar el ambiente para las generaciones futuras.1

En su momento, la idea del desarrollo sustentable fue radical, pero rápidamente se entró en un debate entre ambientalistas y desarrollistas que continua hoy en día. Por un lado, los ambientalistas argumentan que el concepto implica un desarrollo "ecológicamente sustentable" y para poder alcanzar dicho tipo de desarrollo habría que frenar el crecimiento económico, acabar con el consumismo exagerado del capitalismo, y reformar radicalmente la producción industrial. Los desarrollistas, por su lado, enfatizaron la sustentabilidad de la economía, que históricamente, al menos con el capitalismo, siempre ha requerido el crecimiento. La gran preocupación del desarrollo sustentable, para ellos, fue de cómo garantizar un crecimiento económico continuado, sin acabar con los recursos naturales que permiten la acumulación de la riqueza. Para complicar más el asunto, ha habido una divergencia entre países ricos y pobres sobre el concepto, ya que la gran mayoría de la contaminación del medio ambiente y la devastación de los recursos naturales se ha producido en los países industrializados. En la conferencia de Estocolmo, tal como en las dos conferencias sobre Ambiente y Desarrollo que han seguido – Río, 1992 y Johannesburgo, 2002 – los países en vías de desarrollo han reclamado su "derecho al desarrollo," argumentando que son los países desarrollados que tienen la mayor responsabilidad de readecuar su sistema productivo.

De tal forma, todos entraron en el debate, y el concepto "desarrollo sustentable" ha dejado de ser radical. Sin embargo, creo que sigue siendo útil como recordatorio que hay que pensar en el tipo de desarrollo que buscamos. Para fines de este artículo, quisiera aceptar el consenso general de la comunidad internacional de que es positivo e imprescindible preocuparnos a establecer un tipo de desarrollo que permite la satisfacción de las necesidades básicas de los humanos, la justicia social dentro de y entre los países, y la preservación del ambiente para las generaciones futuras. Para lograr este tipo de desarrollo, es conveniente distinguir entre el "desarrollo" y el "crecimiento," tal como nos recomienda el economista ecologista Herman Daly. En la teoría de Daly, lo ideal sería alcanzar un "estado fijo" de la economía donde no crece cuantitativamente pero sí continúa desarrollándose para producir lo suficiente para atender las necesidades básicas de los humanos, sin dañar la ecología.

Para los que trabajan en promoción de la salud pública, el desarrollo sustentable no ha sido tradicionalmente una área de preocupación. La tarea de los "salubristas" ha sido promover y proteger la salud humana y la prevención de las enfermedades. El desarrollo económico y científico ha sido visto tradicionalmente como un aliado a la obtención de la "salud para todos," meta mundial expresada en la Conferencia Internacional sobre Atención Primaria de Salud, realizada en 1978 en Alma Ata (Kazajstán). Se dijo en esa conferencia, que "No es defendible ninguna distinción entre desarrollo social y económico [...]" y se ratificó la definición amplia de la salud usada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como "un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no sólo la ausencia de enfermedad."

Sin embargo, la comprensión de los vínculos entre los conceptos salud pública y desarrollo sustentable ha ido creciendo en los últimos años. Es interesante notar que la persona responsable para la comisión que dio definición al término desarrollo sustentable en 1987 fue la doctora Gro Bruntland, la actual secretaria general de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La doctora Bruntland, quien obtuvo su maestría en salud pública en la Universidad de Harvard, había servido como Ministra del Ambiente en Noruega antes de ser Primera Ministra. Convencida de la importancia del vínculo entre el medio ambiente y la salud pública, la Doctora Bruntland ha conllevado a la OMS a trabajar a favor de acciones conjuntas. En Europa, han habido reuniones significativas entre autoridades de ambiente y salud, y varios países ya han comenzado a diseñar "planes nacionales de ambiente y salud" (NEHAP). Dichos planes incluyen una serie de actividades para mejor el ambiente y la salud a la vez, por ejemplo el mejoramiento de sistemas de abastecimiento del agua potable y drenaje para evitar la contaminación por agentes tóxicos o microbiológicos.

El Programa 21, redactado después de la Conferencia Mundial de Ambiente y Desarrollo en Río de Janeiro (1992), incluyó varios temas relacionados con la salud, y sigue siendo hasta hoy un marco importante para la combinación de acciones sociales y ambientales. El primer principio del a Declaración de Río de Janeiro sobre el Ambiente y Desarrollo afirmó que "Los seres humanos constituyen el centro de las preocupaciones relacionadas con el desarrollo sostenible. Tienen derecho a una vida saludable y productiva en armonía con la naturaleza." El Programa 21 reconoció la importancia de la protección y promoción de la salud y subrayó cinco áreas concretas de acción: la satisfacción de las necesidades de atención primaria de salud, sobre todo en las zonas rurales, la lucha contra las enfermedades transmisibles, la protección de los grupos vulnerables, la solución del problema de salubridad urbana, y la reducción de riesgos para la salud derivados de la contaminación y los peligros ambientales.

Lastimosamente, muy poco del Programa 21 ha sido implementado, y en vista de esta falta de progreso la OMS trató de subrayar más el tema de la salud en preparación para la Cumbre Mundial Sobre el Desarrollo Sostenible de Johannesburgo. En 2001, la OMS con el gobierno de Noruega organizó un encuentro llamado "Colocando a la Salud al Centro del Desarrollo Sustentable" el cual fue una oportunidad importante para el análisis de vínculos entre estos dos temas. También hubo un encuentro preliminar en Sudáfrica en enero de 2002 sobre "Salud y Desarrollo Sustentable."

En estos encuentros, se habló de los nexos salud-ambiente-desarrollo sustentable, por ejemplo en la contaminación del aire, que crea mayor riesgo de cáncer y contribuye a las enfermedades respiratorias. La contaminación del aire dentro del hogar – provocada por el uso de la leña u otros materiales en fuegos abiertos, y complicada por la presencia frecuente del plomo en las paredes pintadas -- daña a la salud y a la vez al medio ambiente.

Según la OMS (La Salud y el Ambiente en el Desarrollo Sostenible, 2000) las malas condiciones ambientales son directamente responsables de una cuarta parte de la morbilidad prevenible – por ejemplo, las enfermedades diarreicas y las infecciones respiratorias – y se vinculan, directa o indirectamente con el paludismo, la esquistosomiasis y otras enfermedades transmitidas por vectores, y con muchas infecciones de la infancia.

La pobreza, como determinante clave de la salud, es también un factor limitante para el desarrollo sustentable, y por eso la colaboración intersectorial es valorada mucho por los interesados en salud pública. Existe un interés común en la eliminación de la malnutrición, que afecta al 30% de la población mundial y se relaciona con el 50% de la mortalidad infantil de 10 millones de niños cada año. La readecuación de los sistemas agrarios para mejorar la seguridad alimenticia ayudaría tanto a la preservación de la ecología y al estado nutritivo de la población. Además, cualquier mejoría en los niveles de educación y la calidad de la vivienda ayudaría tanto a la salud como al desarrollo equitativo y sustentable, ya que una población sana y educada normalmente logra cuidar mejor su salud y los recursos naturales.

El cambio climatológico, la reducción de la capa de ozono, y la pérdida de la biodiversidad, son peligros ambientales que afectan a la salud y limitan nuestro progreso hacia el desarrollo sustentable. Algunos de los efectos son directos, como la mortalidad producida por los desastres naturales más frecuentes, y otros son a más largo plazo, como la vulnerabilidad incrementada por el traslado de vectores transmisores de enfermedades a nuevas regiones geográficas.

La "globalización de los estilos de vida insalubres" – el consumo del tabaco, de comidas poco nutritivas, y la falta de actividad física – es un factor cada vez mayor en la mortalidad y morbilidad, reflejado por los índices crecientes del cáncer, la diabetes, y las enfermedades crónicas cardiovasculares y respiratorias. Estos patrones de consumo son también dañinos para la ecología. Se estima que las enfermedades no-transmisibles causan el 60% de las muertes en el ámbito mundial. (Yasmin von Schirnding, "Health and Sustainable Development: Can We Rise to the Challenge?" The Lancet, Vol. 360, Aug. 24, 2002.)

Las iniciativas de la OMS sirvieron para recalcar las metas referentes a la salud del Programa 21 y promover algunas mas, por ejemplo la incorporación de las metas de la Cumbre del Milenio (ONU, Nueva York, 2000), en la cual se acordó entre otras cosas reducir a la mitad la pobreza, en tres cuartas partes la mortalidad materna, y en dos terceras partes la mortalidad de niños menores de 5 años, todo para el año 2015. Además se propuso el reconocimiento de nuevos temas, tales como la relación salud-pobreza, salud-globalización, y el estudio de los impactos sobre la salud de las políticas y prácticas del desarrollo.

La OMS se armó más en sus argumentos, con la publicación en 2001 del informe de la Comisión sobre Macroeconomía y Salud, presidida por el economista Jeffrey Sachs. El informe presentó clara evidencia de que la inversión en salud es un elemento fundamental para el desarrollo económico y la reducción de la pobreza. Además, según el informe (Macroeconomía y Salud: Invertir en Salud en Pro del Desarrollo Económico), la cantidad de inversión requerida es completamente a nuestro alcance, y podría salvar un mínimo de 8 millones de vidas cada año. El informe fue claramente dirigido a contrarrestar a los neo-liberales, quienes siempre insisten que el mejoramiento de la salud, al igual que la preservación del medio ambiente, es algo que sigue al desarrollo económico y no lo precede. En realidad, la evidencia presentada demuestra que el tipo de desarrollo perseguido sí cuenta, y que al no tomar en cuenta la salud se corre el riesgo de tener un desarrollo que no es ni equitativo ni sustentable.

A pesar de estos esfuerzos, fue difícil lograr en la Cumbre de Johannesburgo un verdadero avance, y según reportes de los representantes de la sociedad civil, fue necesario montar una gran presión para apenas mantener en pié al Programa 21. Lo más positivo de la Cumbre en materia de salud pública, fuera de la repetición de metas ya acordadas en el Programa 21 y en la Cumbre del Milenio, fue el acuerdo para poner más énfasis sobre agua y saneamiento, temas claves tanto para la salud pública como el desarrollo sustentable. Se agregó una nueva meta internacional, la de reducir a la mitad la cantidad de población mundial sin acceso a sistemas de agua potable y saneamiento. (Actualmente, se estima que mil millones de personas no tienen acceso al agua potable y que 2,4 mil millones no tienen acceso a sistemas de saneamiento.) Otra meta nueva con relación a la salud fue la de diseñar para el año 2020 un sistema nuevo para la producción y uso de los químicos que no tenga tantos efectos negativos sobre la salud humana y el ambiente.

Otro elemento positivo del a Cumbre fue la reafirmación de la Declaración de Doha sobre el Acuerdo TRIPS y la Salud Pública, enunciada después de la última reunión de la Organización Mundial del Comercio (OMC), en la cual se acordó que el acuerdo TRIPS no debe restringir a los gobiernos en sus esfuerzos para proteger a la salud pública y permitir el acceso a las medicinas.

  Notas


Ir a:
 

Primera Parte
Segunda Parte
Tercera Parte

Siguiente:La salud como derecho humano  

Imprimir este artículo   Imprimir


Este website esta bajo la licencia de Creative Commons Licence
Cualquier material de esta revista puede reproducirse libremente de forma impresa o electrónica sin previa autorización, siempre que se cite como  fuente a la Revista Futuros y su uso no sea con fines comerciales. Agradeceríamos ser informados y que se nos hiciera llegar una copia o referencia del material reproducido.
Se exceptúan de la libre reproducción los materiales tomados de otras fuentes; para reproducir estos artículos debe pedirse autorización a la fuente original.

Las opiniones expresadas en los artículos son de los y las autores y no de Rostros y Voces  o de Citizen Digital Facilitation
Los invitamos a enviarnos sus colaboraciones, las cuales serán  publicadas de ser seleccionadas por la dirección de la revista.
Si tiene problemas o preguntas relacionadas con esta Web, póngase en contacto con el Equipo Futuros.
Última actualización: