Una publicación de CDF     | Enlaces | Comentarios | Contacto | Búsqueda |

ISSN 1913-6196

Inicio Temas Autores Reseñas Libros Recursos digitales
Ediciones Documentos Multimedia Lectores opinan Entrevistas Nosotros
Año 2008 Vol. VI
Futuros 21
 Futuros 20
Año 2007 Vol. V
 Futuros 19
 Futuros 18
 Futuros 17
Año 2006 Vol . IV
 Futuros 16
 Futuros 15
 Futuros 14
 Futuros 13

Año 2005 Vol.  III

 Futuros 12
 Futuros 11
 Futuros 10
 Futuros 9
Año 2004 Vol. II
 Futuros 8
 Futuros 7
 Futuros 6
 Futuros 5
Año 2006 Vol.  I
 Futuros 4
 Futuros 3
 Futuros 2
 Futuros 1
 

Visítenos en el nuevo portal
Futuros 21

 

 El papel del cooperativismo en el turismo rural

Desarrollo Humano Sustentable

Manuela Fernández Méndez y Antonio Puig Martínez

Parte 2 / 2

La cooperativa como opción empresarial en el turismo rural

"Si el turismo en zonas rurales puede ser una buena herramienta de desarrollo, si la cooperativa puede ser es una fórmula empresarial adecuada para el desarrollo local, entonces desarrollar el turismo rural a través de cooperativas podría ser lo aconsejable..."

¿Es un silogismo? Varias son las razones que apoyan la idea de desarrollar proyectos turísticos basados en la cooperación.

En primer lugar existe una primacía de la persona, de ahí la necesidad de que la población pueda expresar su opinión para definir un proyecto común de cooperación. De este modo, la gestión del turismo rural quedará en manos de los rurales y se garantizará la propiedad del producto y su identidad. Es la mejor forma de asegurarse que el desarrollo rural propiciado por el turismo responda a las expectativas de la población y no a los intereses económicos de las agencias de turismo convencionales con intereses legítimos pero no siempre acordes con los de la población autóctona.

En segundo lugar, otra razón para defender un proyecto turístico basado en la cooperación es que éste requiere de una oferta complementaria de calidad y de un proceso formativo de la población sólo posible desde una visión integradora y democrática del territorio. Así se podrá hacer frente a las amenazas que hoy se ciñen sobre el medio rural a raíz del desarrollo del turismo, a saber:

  • Ante el declive de la actividad agraria se puede convertir el turismo rural en el nuevo "monocultivo" con el riesgo que esto supone para la viabilidad futura del medio rural.
  • La reproducción del modelo de desarrollo turístico del litoral de la mano de organizaciones empresariales poco sensibles a la realidad del medio rural y a su cultura, con la consiguiente desnaturalización de su identidad.
  • El deterioro del medio ambiente debido a actividades con un fuerte impacto ambiental elimina la posibilidad de valorizar los recursos naturales y patrimoniales.

En tercer lugar, los mismos conceptos utilizados en otros ámbitos de la economía de la empresa, pueden ser aplicados a las empresas generadas en el medio rural. Tradicionalmente los empresarios del medio rural han sido los empresarios agrarios, con características diferenciales respecto de otros sectores que tendían a dificultar la planificación de la gestión, debido a la importancia que, en este medio, cobran factores como la meteorología, las alteraciones fisiológicas, y las decisiones políticas nacionales y/o internacionales. Los años de experiencia y los conocimientos que se han trasmitido de padres a hijos han ayudado al mantenimiento de explotaciones, pero en la actualidad la necesidad de afrontar nuevos objetivos obliga a la incorporación de profesionales formados en las nuevas tecnologías, y en planificación y gestión de las actividades que se pretenden desarrollar. El encaminar la actividad en la dirección adecuada, va a depender en gran medida, de cómo se estructure la organización de la empresa que se va a constituir. La elección que se realice en ese sentido va a afectar a la toma de decisiones en la gestión, y al tipo de proyecto empresarial y visión de futuro que para el mismo se plantea, es decir, ¿queremos poner en marcha una actividad con perspectivas de ser perdurable en el tiempo, que permita consolidar puestos de trabajo estables, y contribuir al desarrollo del entorno rural en el que se establece?

Para responder a dicha pregunta se debe tener presente que es enormemente difícil que cada una de los pequeños propietarios o emprendedores que realizan actividades de turismo rural en una comarca gestione su empresa, realice la comunicación, promoción y comercialización de forma individualizada. Si se tiene en cuenta que gran parte de las experiencias de turismo rural en la actualidad se basan en el alquiler de alojamientos rurales, es decir, que son actividades que en sí mismas no tienen carácter empresarial, la organización y explotación de la actividad de forma conjunta mediante la asociación de sus propietarios se hace, si cabe, imprescindible para su supervivencia.

Las cooperativas pueden realizar actividades muy variadas, lo cual permite diversificar el riesgo, y la rotación de actividades temporales aumentar la rentabilidad alcanzada. Habría que plantearse la diversificación no sólo como una cuestión económica donde confluyen intereses privados tratados por soluciones exclusivamente de mercado, sino más bien considerar las facetas de bienes sociales que proporciona el medio rural. Dicha diversificación de las actividades no agrícolas del agricultor que pasa a ser un "empresario rural" debe ser abordada desde un punto de vista grupal o familiar puesto que para realizar actividades variadas en el espacio y en el tiempo va a ser necesaria la coordinación y el trabajo en equipo de un grupo de personas con un proyecto en común. En las regiones con un modelo productivo deficiente en cuanto a estructura y tamaño de la explotación, el uso de fórmulas asociativas como la cooperativa puede resolver problemas de atomización empresarial que dificultan la modernización de la agricultura y exigen actividades alternativas. Es en este contexto donde el cooperativismo puede aportar su experiencia y erguirse en una alternativa al modelo de desarrollo tradicional.

En esta línea de actuación han venido surgiendo en los últimos diez años, de forma espontánea, diferentes experiencias cooperativas vinculadas al entorno rural en numerosas zonas del territorio español. Estas experiencias desarrollan una serie de actividades que persiguen no sólo la creación de auto empleo y el desarrollo de una actividad económica que permita el mantenimiento de sus miembros, sino que paralelamente, muestran su compromiso con el desarrollo de las zonas en las que operan a través de la participación, promoción y realización de una variedad de actividades de carácter local, social y cultural.

Muchas de estas cooperativas mantienen relaciones informales entre sí y con los actores claves de las zonas donde realizan sus actividades, y colaboran unos con otros de forma puntual en diferentes proyectos de desarrollo. Sin embargo, y a pesar de su dinamismo, su nacimiento y evolución como colectivo catalizador, en ocasiones, del desarrollo local en una zona, se han producido de una forma espontánea, sin coordinación, ni objetivos globales comunes a largo plazo, ni estrategia de actuación común. En definitiva, carecen de un marco que las encuadre dentro del medio rural, que identifique los beneficios no sólo económicos sino también sociales, culturales y medioambientales de sus actuaciones (FERNANDEZ, M. 2002).

Conclusiones

El turismo rural es un motor para el crecimiento de las economías locales, contribuyendo a su diversificación por sí mismo y por su potente efecto multiplicador.

Las cooperativas, al igual que han demostrado en otros sectores, se están manifestando como una fórmula idónea para desarrollar actividades turísticas en el entorno rural: por una parte permiten una importante reducción de los riesgos económicos; y por otra, es la mejor forma de asegurarse que el desarrollo rural propiciado por el turismo responda a las expectativas de la población y no a otros intereses económicos externos y menos sensibles a la protección de los recursos naturales y culturales de cada zona o región.

La constitución de cooperativas de turismo rural en la Comunidad Valenciana no ha supuesto sólo una vía de complementar las rentas agrarias, sino que en muchos casos la incorporación de ciertos socios a las cooperativas se produce con el fin de recuperar un patrimonio rural familiar gracias a las subvenciones existentes, y/o para obtener una pequeña renta extra a sus ingresos no agrarios; de la misma manera que para los trabajadores agrarios supone un complemento a sus rentas que les permite continuar con sus explotaciones. En cualquier caso se puede considerar interesante el fomento de estas actividades como medida que evite el despoblamiento de las zonas de interior y contribuya al mantenimiento y mejora de la calidad de vida de las familias rurales.

Bibliografía

ANTUÑANO, I. et al.: Experiencias de desarrollo local en la Comunidad Valenciana: un primer avance. Comunicación presentada al 2º Congreso de Economía Valenciana, 28-30 Abril, Castellón, Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas. 1990.

BERNABE GARCIA, A. La iniciativa Comunitaria Leader y el turismo rural. En: Turismo en espacios naturales y rurales. SPUPV. 1999, pp. 131-148.

BERNABE GARCIA, A.; CABRELLES LOPEZ, G. El turismo en el desarrollo rural de la Vall D’Albaida.Proyecto de desarrollo turístico, 2001.

CHACÓN BELENGUER, J.L; LAFARGA GRAU, J. Las cooperativas de Agroturismo como complemento de rentas agrarias. Servicio de Cooperativismo Agrario Valenciano, Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación, Generalitat Valenciana, 1999.

CHACÓN BELENGUER, J.L; LAFARGA GRAU, J. Las cooperativas de Agroturismo como complemento de rentas agrarias, 2ª ed. Servicio de Cooperativismo Agrario Valenciano, Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación, Generalitat Valenciana, 2001.

CHACÓN BELENGUER, J.L; LAFARGA GRAU, J. Agroturismo a través de cooperativas. I Encuentro de Cooperativas de Agroturismo. Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación. Generalitat Valenciana, noviembre 2001.

COQUE MARTINEZ, J. Industrialización en el entorno local a través de (sociedades) cooperativas. REVESCO. Revista de Estudios Cooperativos, Núm. 68, 1999.

FERNANDEZ MENDEZ, M. Fórmulas empresariales para realizar actividades turísticas en el medio rural. En : Turismo en espacios naturales y rurales. SPUPV. 2002.

GARCIA-GUTIERREZ FERNANDEZ, C. La economía social o la economía de las empresas de participación, en En memoria de María Angeles Gil Luezas, Alfa Centauro, Madrid. 1991.

GIL LARRAÑAGA, P. Conceptos para interpretar el turismo rural en España. En: I Encuentro de cooperativas de Agroturismo. Generalitat Valenciana, noviembre 2001.

HERRANZ GUILLÉN, J.L. La promoción de las instituciones participativas como medida de política económica y de bienestar social, Ciriec-España, nº 24, noviembre 1996.

JULIA IGUAL, J.F.; FERNANDEZ MENDEZ, M.; SERVER IZQUIERDO, R.J.; Las Cooperativas Agrarias. En Informe sobre la situación de las cooperativas y las sociedades laborales en España. CIRIEC-España., 1996, 17-75.

JULIA IGUAL, J.F.; SERVER IZQUIERDO, R.J.; FERNANDEZ MENDEZ, M. Las Cooperativas Agrarias. Cap. II. Libro Blanco de la Economía Social en la Comunidad Valenciana. CIRIEC

España, 1998, pp. 199-244.

LORÉS DOMINGO, C. Turismo rural sostenible en las comarcas pirenaicas aragonesas, Revista de desarrollo rural y cooperativismo agrario, nº 1, 1997.

MACARULLA, J.M.: Empresas agrarias y actividades complementarias: turismo rural y agroalimentación, en el marco del R.C.E. 1257/1999, el Consejo, y en las Iniciativas Comunitarias Leader y Proder. Desarrollo rural, fiscalidad y sus relaciones. En: I Congreso Nacional de fiscalidad agraria y sus especialidades tributarias. Valencia, 2001 16 pp.

MIDDLETON, V. Comercialización y turismo: el estado de la cuestión. VI Foro Internacional de Turismo de Benidorm: Claves para la comercialización en el sector turístico. UIMP. 7 al 9 de noviembre de 2001.

MONZÓN CAMPOS, J.L. Las cooperativas de trabajo asociado en la literatura económica y en los hechos. Madrid: Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, 1989.

MORALES, A.C. Las cooperativas como acción colectiva: una reflexión desde el ámbito rural andaluz, Ciriec-España, nº 18, julio 1995.

RONNBY, A. Mobilizing Local Comunities. Mitthögskolan, Mid Sweden University, Suecia. 1994.SERVICIO DE COOPERATIVISMO AGRARIO VALENCIANO (SCAV). Agroturismo y cooperativas agrarias: un modelo de desarrollo rural. I Encuentro de Cooperativas de Agroturismo. Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación. Generalitat Valenciana, noviembre 2001.

SECRETARÍA GENERAL DE TURISMO: El turismo español en cifras. Instituto de Estudios Turísticos, Secretaría de Estado de Comercio y Turismo. Ministerio de Economía. 2000.

SOLSONA MONZONÍS, J. El desarrollo del turismo rural y las necesidades de formación. I Encuentro de Cooperativas de Agroturismo. Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación. Generalitat Valenciana, noviembre 2001.

TOMAS CARPI. J.A. Economía social y sociedad civil. Ruralia, nº 9, enero 2001.

TOMAS CARPI, J.A.; MONZÓN CAMPOS, J.L. La economía Social en los albores el siglo XXI, Cap.I Libro Blanco de la Economía Social en la Comunidad Valenciana. CIRIEC-ESPAÑA, 1998, pp.23-30.

VAZQUEZ BAQUERO, A. El desarrollo local: una estrategia para el nuevo milenio. REVESCO. Revista de Estudios Cooperativos. Núm. 68, 1999.

VÁQUEZ BARQUERO, A. Desarrollo Local: una estrategia de creación de empleo, Madrid: Pirámide, 1988.

VIÑALS BLASCO, M. J. Los Espacios Naturales y Rurales. Los nuevos escenarios del turismo sostenible. SPUPV, 1999, pp.13-35.

YEPES PIQUERAS, V. Análisis DAFO del turismo de interior en la Comunidad Valenciana. I Encuentro de Cooperativas de Agroturismo. Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación. Generalitat Valenciana, noviembre 2001.

Ir a:

Primera Parte
Segunda Parte
 

Inicio: El papel del cooperativismo... 

Descargar este artículo   Imprimir

Este website esta bajo la licencia de Creative Commons Licence
Cualquier material de esta revista puede reproducirse libremente de forma impresa o electrónica sin previa autorización, siempre que se cite como  fuente a la Revista Futuros y su uso no sea con fines comerciales. Agradeceríamos ser informados y que se nos hiciera llegar una copia o referencia del material reproducido.
Se exceptúan de la libre reproducción los materiales tomados de otras fuentes; para reproducir estos artículos debe pedirse autorización a la fuente original.

Las opiniones expresadas en los artículos son de los y las autores y no de Rostros y Voces  o de Citizen Digital Facilitation
Los invitamos a enviarnos sus colaboraciones, las cuales serán  publicadas de ser seleccionadas por la dirección de la revista.
Si tiene problemas o preguntas relacionadas con esta Web, póngase en contacto con el Equipo Futuros.
Última actualización: