Una publicación de CDF     | Enlaces | Comentarios | Contacto | Búsqueda |

ISSN 1913-6196

Inicio Temas Autores Reseñas Libros Recursos digitales
Ediciones Documentos Multimedia Lectores opinan Entrevistas Nosotros
Año 2008 Vol. VI
Futuros 21
 Futuros 20
Año 2007 Vol. V
 Futuros 19
 Futuros 18
 Futuros 17
Año 2006 Vol . IV
 Futuros 16
 Futuros 15
 Futuros 14
 Futuros 13

Año 2005 Vol.  III

 Futuros 12
 Futuros 11
 Futuros 10
 Futuros 9
Año 2004 Vol. II
 Futuros 8
 Futuros 7
 Futuros 6
 Futuros 5
Año 2006 Vol.  I
 Futuros 4
 Futuros 3
 Futuros 2
 Futuros 1
 

Visítenos en el nuevo portal
Futuros 21

 

 Éxitos del cooperativismo en la producción artesanal

Entrevista

Moner Lizana 

CIAP: diez años de cooperativismo

Moner Lizana, trabaja desde 1986, siendo ahora su encargado comercial, en la Central Interegional de Artesanos del Perú – CIAP, asociación civil sin fines de lucro, conformada por grupos productores de artesanía procedente de diferentes regiones del país.

Lizana fue el responsable de recoger la experiencia de diez años de trabajo de CIAP, su labor culminó con la publicación del libro "Marcando huellas". Futuros quiso entrevistarlo para conocer de cerca esta práctica exitosa que no estuvo carente de vicisitudes.


"La calidad tiene que ver también con la calidad de la persona humana. Mientras la calidad de una persona mejora
siempre es posible mejorar el producto"

"En el Perú somos los principales promotores del Comercio Justo, pensamos que las relaciones comerciales deben tener un rostro humano, de que los pequeños productores no sigan siendo explotados y tengan oportunidades,
 porque son ellos los que de alguna forma velan por el bienestar del planeta y de la humanidad"

¿Dígame sobre el papel que jugó el padre Neptalí Liceta en la concepción CIAP?

El padre Neptalí era una persona muy preocupada por la situación de las comunidades andinas. Su inspiración fue buscar el camino para hacer que la comunidad, —o mejor—, la cultura andina pudiera sobrevivir, y no sólo subsistir; sino buscar un espacio propio frente al avance la cultura occidental. Él pensaba que una de las formas de hacerlo era a través de nuestra artesanía ya que es una auténtica creación de nuestra cultura.

La artesanía es una manera práctica de hacer conocer nuestra cultura, sin esperar a que la cultura occidental venga a conocernos, sino que nosotros la llevamos a ellos. Esa fue en esencia la mentalidad del padre Neptalí.

Al principio apoyó a la organización. Fue una de las personas que facilitó los contactos, por ejemplo con socios y posibles compradores en el extranjero, pero también le dió independencia a CIAP, que logró sobrevivir a la muerte del propio padre Neptalí.

Pienso que el hecho de que CIAP sobreviviera al padre Neptalí es algo positivo, es decir que las organizaciones perduren más allá de sus fundadores tiene que ver con el estilo de dirección, ¿puede hablarme algo del estilo de dirección del CIAP?

Justamente al estilo de dirección en CIAP le llamamos liderazgo participativo o compartido. Hay normalmente rotación de cargos. Muchos líderes participan en las diferentes instancias y hay oportunidades en que, por ejemplo, el cargo principal es compartido por 2 ó 3 personas. Esto es algo característico de ese estilo de dirección: es una dirección colectiva con responsabilidades individuales.

¿Y cómo llegan a decisiones?

Esa es una de las partes más difíciles, sobre todo cuando no hay una misma opinión. En las actividades hay varias instancias que participan, tratamos de que todos mantengan una comunicación en todos los sentidos para que las decisiones sean rápidas e eficaces.

¿Y qué pasa cuándo hay alguna discrepancia en la dirección, o sea, algunas personas piensan de una manera, otras de otra?, ¿cómo resuelven esa dificultad?

Siempre se llega a un acuerdo, con mayor o menor dificultad, pero al final se logra un compromiso. Digamos que la organización tiene una estructura un poco diferente a las demás, cuando los líderes pasan por varias etapas de formación, se logra que al final no haya muchas contradicciones, prácticamente por lo que las decisiones se toman con un consenso generado.

Y aunque se sale un poco del tema de la cooperativa ¿cuáles eran las acciones que trataba de impulsar el padre Neptalí Liceta bajo la filosofía de la no violencia activa, en un momento en que había tanta violencia en Perú?

Justamente por la difícil situación de los derechos humanos, él apoyó a los familiares de las víctimas de la violencia, por ejemplo, en las marchas que hacían las madres por los presos y desaparecidos, Neptalí iba al frente de ellas con una enorme cruz blanca. El padre Neptalí respaldó muchísimo a la Asociación por los Derechos Humanos en toda la campaña contra la violación de los derechos humanos, y también a las organizaciones populares. Él siempre estaba preocupado por las organizaciones de madres, de niños trabajadores de las calles, empleadas domésticas y los asistía para encontrar que alguien los escuchara.

Si tuviera que decirme cuáles han sido los principales éxitos que ha tenido CIAP en estos 10 años de trabajo, ¿cuáles usted considera que serían los logros más importantes?

Creo que uno de los principales logros es haber consolidado una organización muy sólida, desde el punto de vista nacional e internacional. Me parece muy importante haber alcanzado crear una institución que ya tiene profundas raíces, pero que en algunos momentos parecía cercana a una quimera. Ese el mayor logro que hemos conseguido: hacer una inserción en un mercado que es altamente competitivo y muy difícil de penetrar, un mercado mundial que tiene que ver con modas y con cambios constantes. CIAP no sólo entró en ese mercado, sino que se ha mantenido y expandido.

Otro éxito ha sido el conformar un grupo de empresas sociales dirigido por los mismos artesanos, es decir por los mismos actores.

Fotos del website de CIAP

Cuando usted se refiere a empresa social, ¿qué es lo que quiere decir exactamente con esa expresión?

Empresa social es un modelo de organización que tiene la estructura de las empresas privadas, pero que los objetivos son sociales. Una de las características es que los resultados son para beneficio común, no sólo en favor de los que ponen el dinero. Otra particularidad de una empresa social es que este tipo de compañía tiene valores éticos positivos. Existe una mística de solidaridad, de apoyo mutuo y respaldo social.

Usted mencionó la competencia en el mercado internacional como un gran reto que tuvieron que enfrentar, ¿hay algunas otras dificultades que han tenido que desafiar?

Una de los más problemas más grandes es el que mencioné con anterioridad: la competencia, porque el mercado de las artesanía es extremadamente demandante, muy complejo y delicado. Dicho de otra manera hacer entender al artesano las exigencias del mercado es una labor educativa que requiere paciencia y constancia. El consumidor está alejado de los artesanos que producen las mercancías, por lo que no hay una interacción directa, y también tiene que ver con la mentalidad de los mismos artesanos que se adapta difícilmente a los cambios.

Otra gran dificultad –y no sabría decir cual es la más ardua de vencer- son las trabas burocráticas, las barreras legales y tributarias, que a veces son muy injustas para los pequeños productores. Los productores pobres tienen que vencer muchísimas trabas para lograr exportar su producción. En cambio esas mismas medidas son muy benévolas para las grandes empresas y los grandes inversionistas.

Otro conflicto que podría mencionar es la formación de un liderazgo participativo, porque en verdad no surgen muchos líderes. Es difícil la renovación de los líderes. Los artesanos tienen frecuentemente una educación un poco limitada, es decir tienen bajo nivel de instrucción y pueden actuar con cierta dificultad en cargos dirigentes que tienen muchos requerimientos técnicos.

En el libro "Marcando huellas" usted mencionó los problemas que tuvieron con el control de la calidad, ¿cómo resolvieron esto?

En sí hemos ido superando estos problemas de poco a poco, con mucha capacitación y con bastante concientización con los productores. Ellos tienen que estar concientes de que la calidad del producto es muy importante para que puedan ser vendidos y poder obtener mejores precios.

También la calidad tiene que ver también con la calidad de la persona humana. Mientras la calidad de una persona mejora siempre es posible mejorar el producto. Tratamos de hacer esta conciencia entre los artesanos, de aplicar un control de calidad total, o sea, en todo el proceso de producción, desde conseguir las materias primas de buena calidad y mantener este control durante todos los pasos parciales hasta el final.

Con relación a la dificultad de los líderes de dirección, ¿no se abren ustedes a contratar personal técnico aunque no pertenezcan a la empresa para resolver esos problemas, o es que son demasiados caros y no pueden asumirlo?

Se contratan técnicos sobretodo, de mando medio, pero se crea un problema en la dirección entre los técnicos contratados, que tienen un amplio conocimiento del mercado y el punto de vista de los líderes de la empresa, quienes tienen un respaldo de sus comunidades pero a veces no cuentan con toda la experiencia técnica requerida. En ocasiones se crean algunas contradicciones por este motivo.

El problema es que en muchas organizaciones el contratar profesionales ha significado perder la autonomía de la organización; entonces los profesionales se han hecho prácticamente dueños de la organización. Esto ha sido en cierta medida el temor de la contratación de técnicos, pero recientemente se han incorporado los hijos de los artesanos que están estudiando áreas técnicas, profesionales y se van asimilando a la organización como técnicos. También últimamente tenemos el apoyo de voluntarios: jóvenes estudiantes que participan en la organización.

Me alegra que haya tocado el tema, porque una de las preguntas que quería hacerle era precisamente, ¿cómo participaban los jóvenes o las nuevas generaciones de artesanos en CIAP?, ¿cómo se vinculan a la cooperativa?

Hay muchos jóvenes que se incorporan de diferentes formas. Hay muy pocos que quedan con el oficio de artesano, porque la verdad es que la artesanía todavía es considerada como una ocupación de sobrevivencia o de último refugio del pobre. La verdad es que no hay muchas expectativas de que los hijos de artesanos sigan siendo artesanos. Hay muy pocos, la mayoría está estudiando carreras técnicas o artísticas, tratan de superarse más, y tener una mejor educación que la que tuvieron sus padres. Muchos de los que se gradúan entran en la organización como trabajadores especializados, ya sea en la dirección central como en los grupos de base.

Algo que se me quedaba atrás, ¿cuál fue la relación entre CIAP y el Servicio de Paz y Justicia del Perú?

En principio, antes de la creación del CIAP, se creó la llamada Artesanía Intercomunal del Perú (AIP). Esta asociación de artesanos comenzó como un departamento del Servicio de Paz y Justicia - SERPAJ, y después fue creciendo con más grupos de artesanos y se independizó como una organización con una personería jurídica propia.

En 1992, debido a problemas de liderazgo y políticas institucionales la organización se dividió en dos, de esta división nació la Central Interegional de Artesanos del Perú (CIAP).

CIAP se ha extendido como una familia con otras empresas, por ejemplo la Pachamama, que es una empresa de turismo alternativo, ¿qué tipo de turismo se proponen?

Justamente la idea de hacer una empresa de ese tipo es que los turistas no solamente vean la parte bonita del Perú, como muchos lo hacen, detrás de un cristal, como si vieran una película. Creemos que los turistas deben tener contacto con la gente, aprender más de su cultura y costumbres, aprender de su humanismo, para que sean más abiertos con otras culturas diferentes a la suya, pero también para ayudarlos a que sean más concientes de la necesidad de cuidar mejor del ambiente, porque el turismo puede afectar a las poblaciones locales si no se trabaja responsablemente.

¿Existen algunas otras organizaciones como CIAP en Perú?

La verdad es que no hay organizaciones similares a CIAP, por lo menos de la envergadura de CIAP. Alguien me decía que somos una especie rara.

CIAP coordina su trabajo con muchas otras organizaciones. Ahora estamos tratando de promover la ley del artesano. Hacemos muchos encuentros, foros, y tratamos de incentivar a los artesanos de que se organicen y se asocien, porque normalmente los artesanos están acostumbrados a trabajar aisladamente y son individualistas, por lo que tratamos de crear un gremio fuerte de los artesanos para defender sus derechos ante la ley.

Coordinamos con organizaciones de diferentes tipos, por ejemplo, con el Movimiento de Niños y Adolescentes Trabajadores, con los artesanos presos, comunidades indígenas y la Red Peruana del Comercio Justo.

En el Perú somos los principales promotores del Comercio Justo, pensamos que las relaciones comerciales deben tener un rostro humano, de que los pequeños productores no sigan siendo explotados y tengan oportunidades, porque son ellos los que de alguna forma velan por el bienestar del planeta y de la humanidad, por esta razón somos miembros de la Asociación Internacional del Comercio Justo IFAT y la Red Latinoamericana de Comercialización Comunitaria RELACC.

Usted menciona en el libro "Marcando huellas" que hace un recuento de estos 10 años de trabajo, de algunos defectos culturales, ¿cómo han podido dar solución a estos problemas de autoritarismo y el caudillismo?

Este tema del autoritarismo y el caudillismo es muy difícil todavía, sobre todo en la zona sur del Perú, ahí está la población aymara. Tienen un idioma propio y una cultura un poco diferente. Es un problema fuerte porque una cultura, con miles de años de existencia es difícil de cambiar, por lo que frecuentemente tenemos más problemas en esa región que en las otras zonas. La población quechua tiene otro tipo de idiosincrasia, es mucho más abierta y no se dan los problemas de caudillismo que a veces se producen con los aymaras.

En los casos de caudillismo tenemos que actuar como intermediarios para que se resuelvan en el grupo los problemas, si no los grupos se desorganizan y a veces incluso llegan a desaparecer.

Otra empresa que ha comenzado dentro de la Familia CIAP es la cooperativa de ahorro y crédito, ¿cómo es que funciona?

Esta cooperativa está recién tomando impulso, tiene ahora más o menos 150 socios. Casi todos son artesanos de CIAP, pero poco a poco aumenta el interés de la gente, porque la cooperativa está abierta a todos los artesanos, no solamente a los de CIAP, cualquier artesano puede ser socio de esta cooperativa.

La cooperativa capta ahorro de los artesanos y también da préstamos para la producción, mejoramiento del taller o de la casa. Está funcionando bien, hay mucho interés en los sectores más pobres para que se desarrolle porque casi siempre los más necesitados tienen problemas con los bancos. Los bancos se han vuelto muy usureros. En Perú se ha hecho obligación pasar el dinero por los bancos a través de la ley de la bancarización, pero cuando uno pone sus pequeños ahorros en el banco, prácticamente desaparecen por los gastos bancarios y las comisiones, por lo que la gente desconfía de los bancos tradicionales.

Entonces la cooperativa se convierte en una alternativa necesaria y también una posibilidad de superación porque cualquier persona que esté asociada a la cooperativa puede recibir capacitación y también otros tipos de servicio. Esperamos seguir desarrollando esta cooperativa que es una necesidad para los más necesitados.

La cuota de inscripción es de 20 soles y una apertura inicial de una cuenta de ahorro de 108 soles. ¿es así?

De 20 soles se ha reducido a 10 soles, para incentivar más la inscripción de los artesanos. 108 soles es la inscripción, y un aporte mensuales de 10 soles, esos aportes son como el capital de los artesanos de la cooperativa y con sus ahorros ganan intereses. Y los que piden préstamos tienen un interés muy bajo.

Y para tener una idea, ¿cuánto es un salario mínimo en soles?

Aquí el salario mínimo es 500 soles.

Si por algún motivo los que tienen préstamos no lo pueden pagar ¿qué pasa?

Es una situación que se ha dado poco porque como sus productos artesanales, -los que son socios de CIAP- se canalizan por el propio CIAP; prácticamente los préstamos se pagan con sus productos. Pero también hay cierta educación a los artesanos para enseñarles a como utilizar su dinero, porque a veces hay personas que no están muy capacitadas, piden un préstamo, utilizan el dinero en otra cosa y a veces no pueden pagar.

Hasta ahora hemos hablado de historia, ¿cómo usted ve el futuro de CIAP?, ¿cuáles son los nuevos planes?

Ahora estamos con algunos nuevos proyectos, por ejemplo hay uno muy bonito que se llama "Manos Artesanas", donde trabajan conjuntamente un artesano con un artista plástico, son 19 parejas que están trabajando para una exposición que será el próximo mes.

También tenemos el proyecto de abrir tiendas a nivel nacional para extender el comercio justo a nivel local y nacional. Hace poco hemos inaugurado el primer centro de economía solidaria en el Perú, en la ciudad de Puno, que tiene una cafetería de comercio justo, con café ecológico de una cooperativa de cafetaleros. Estamos muy entusiasmados con este centro donde va a funcionar un museo etnográfico y una tienda de artesanía, también tendrá una sala de conferencia para dar charlas de educación de cooperativismo, comercio justo, y de todo lo que concierna a estos temas. Los turistas podrán ir y aprender de la población aymara y de toda la cultura andina.

Esas son las dos grandes tareas que tenemos para lo que resta del año pero siempre tenemos la intención de seguir mejorando y buscando beneficios para los artesanos. Al final lo que nos interesa es que los artesanos puedan mejorar su calidad de vida y superar sus problemas de pobreza.

¿Cómo están usando las herramientas de comunicación tecnológica, quiero decir internet, para su comercio?

Tenemos un sitio web que está siendo reformulado por un voluntario, un ingeniero de sistema, es necesario renovar constantemente el sitio web, y a la vez nos va a servir como un sistema para la gestión de la empresa en sí, para hacer los pedidos, para intercambiar con los proveedores y los productores.

¿Piensan que podrían llegar a comerciar electrónicamente, a poner su catálogo electrónico en Internet y que cualquiera haga un pedido? ¿Cree que sería un salto?

Estamos trabajando también en ello. Es también otro de los nuevos proyectos. Tenemos un pequeño catálogo en Internet pero para la venta al por mayor, para las empresas. Estamos estudiando la posibilidad de venta al por menor, con tarjeta de crédito, pero aún está en la etapa de estudio, es un poco complicado por la forma de pago utilizando una tarjeta de crédito.

¿Algo más que quisiera decirle a los lectores de Futuros?

Pienso que CIAP ha tenido muchos años fortaleciéndose. Desde el año pasado hemos empezado a avanzar un poco más allá de los intereses de los socios de CIAP. Hemos extendido nuestro trabajo por la defensa de los intereses de los artesanos y de los pequeños productores peruanos. Es por eso es que estamos participando en una formación de la red peruana de comercio justo y promoviendo la ley del artesano.

¿Qué ustedes persiguen con esta ley?

Sobre todo que haya facilidades a los artesanos para trabajar. Las leyes actuales dificultan el trabajo del artesano. Buscamos con esta nueva ley no sólo que haya disposiciones de exoneraciones tributarias como para las grandes empresas sino también –o por lo menos- que permitan a los artesanos trabajar libremente, sin persecución. Porque ahora es eso lo que existe. Los artesanos con su pequeña producción son informales, y como tales son perseguidos. Quisiéramos llegar a alcanzar que los artesanos tengan alguna presencia en los órganos del gobierno. Hay una Dirección General de Artesanía dentro del gobierno donde no hay ni un artesano que diga que "este programa es para tal, o para esto". Hasta ahora siempre son los burócratas quienes ordenan y definen todo el desarrollo del sector.

Más información

http://www.ciap.org/

   

Descargar este artículo   Imprimir

Este website esta bajo la licencia de Creative Commons Licence
Cualquier material de esta revista puede reproducirse libremente de forma impresa o electrónica sin previa autorización, siempre que se cite como  fuente a la Revista Futuros y su uso no sea con fines comerciales. Agradeceríamos ser informados y que se nos hiciera llegar una copia o referencia del material reproducido.
Se exceptúan de la libre reproducción los materiales tomados de otras fuentes; para reproducir estos artículos debe pedirse autorización a la fuente original.

Las opiniones expresadas en los artículos son de los y las autores y no de Rostros y Voces  o de Citizen Digital Facilitation
Los invitamos a enviarnos sus colaboraciones, las cuales serán  publicadas de ser seleccionadas por la dirección de la revista.
Si tiene problemas o preguntas relacionadas con esta Web, póngase en contacto con el Equipo Futuros.
Última actualización: