Una publicación de CDF     | Enlaces | Comentarios | Contacto | Búsqueda |

ISSN 1913-6196

Inicio Temas Autores Reseñas Libros Recursos digitales
Ediciones Documentos Multimedia Lectores opinan Entrevistas Nosotros
Año 2008 Vol. VI
Futuros 21
 Futuros 20
Año 2007 Vol. V
 Futuros 19
 Futuros 18
 Futuros 17
Año 2006 Vol . IV
 Futuros 16
 Futuros 15
 Futuros 14
 Futuros 13

Año 2005 Vol.  III

 Futuros 12
 Futuros 11
 Futuros 10
 Futuros 9
Año 2004 Vol. II
 Futuros 8
 Futuros 7
 Futuros 6
 Futuros 5
Año 2006 Vol.  I
 Futuros 4
 Futuros 3
 Futuros 2
 Futuros 1
 

Visítenos en el nuevo portal
Futuros 21

 

  El lado oscuro del éxito chino

Desarrollo humano sustentable

 Minxin Pei

Parte 2/ 2

  Una democracia aplazada

El rápido crecimiento económico de China no ha derivado aún en el esperado pluralismo político. Algunos observadores creen que, tal vez, es aún demasiado pobre para permitirse la democracia. Sin embargo, con una renta per cápita de casi 1.300 euros (3.700 euros si nos referimos al poder adquisitivo), es un país más rico que muchas democracias pobres. Lo que detiene a la democracia no es la pobreza, sino un Estado neoleninista y el capitalismo amiguista que fomenta.

En parte, la propia democracia ha sido víctima de la expansión económica del país. A pesar de sus defectos y su mala gestión, el rápido crecimiento ha reforzado la legitimidad de Pekín. En los países en vías de desarrollo, las transiciones democráticas se desencadenan, con frecuencia, debido a crisis económicas de las que se responsabiliza a la incompetencia y la mala gestión del ancien régime. China todavía no ha vivido esa crisis. Al mismo tiempo, la riqueza al alcance de las élites gobernantes apaga cualquier movimiento de reforma en su seno. El poder político se ha vuelto más valioso porque puede transformarse en unos privilegios inimaginables en el pasado.

El generoso gasto oficial en orden público garantiza que, en un futuro próximo, no sea necesario compartir el poder. Desde Tiananmen, el partido ha invertido miles de millones en reforzar la policía paramilitar (la Policía Armada Popular), que se utiliza para reprimir los disturbios internos. Para contrarrestar la amenaza que supone la revolución de la información, Internet sobre todo, el Gobierno ha aunado los conocimientos tecnológicos con el poder regulador. La "policía de la Red", cuyo nombre oficial es Oficina de Supervisión de Internet y Seguridad del Ministerio de Seguridad Pública, cuenta, al parecer, con más de 30.000 personas. La refinada estrategia comunista de "represión selectiva" se dirige sólo a quienes se atreven a desafiar en público su autoridad, y deja en paz a la población en general. China es uno de los pocos Estados autoritarios en los que están permitidos la homosexualidad y el travestismo, pero no la disidencia política. Los grupos de oposición y quienes pueden desafiar la autoridad del partido acaban aislados.

En cambio, a la nueva elite social se la atrae y se la mima. El partido colma a la clase intelectual urbana, los profesionales y los empresarios privados con ventajas económicas, honores profesionales y acceso político. Por ejemplo, en 2004, 145.000 expertos designados, el 8% de los profesionales de alta categoría en todo el país, recibieron "estipendios especiales del Gobierno" (complementos al salario mensual); el partido ha invitado a decenas de miles de ex profesores de universidad a afiliarse y les ha colocado en altos cargos gubernamentales. Por ahora, la campaña de seducción funciona: los grupos sociales que suelen constituir fuerzas democratizadoras están neutralizados.

China ya ha pagado un alto precio por los fallos de su sistema político y la corrupción. Sus nuevos dirigentes son conscientes de hasta dónde llega la descomposición, pero toman medidas muy modestas para corregirla. Por ahora, las sólidas bases económicas y la infinita energía del pueblo han ocultado y compensado las malas prácticas del Gobierno, pero sólo pueden seguir empujando hasta cierto punto. Algún día, pronto, sabremos si un sistema así puede superar una prueba crucial: una grave sacudida económica, un periodo de agitación política, una crisis de salud pública o una catástrofe ambiental. Puede que China esté ascendiendo, pero nadie sabe todavía si es capaz de volar.

  Notas

Publicado originalmente por FRIDE
Fundación para las Relaciones Internacionales y el Diálogo Exterior
En FP – Foreign Policy, Edición Española,
Abril – Mayo 2006
http://www.fp-es.org/index.asp

Ir a: Primera Parte
Segunda Parte

Inicio: El lado oscuro del éxito chino

Descargar este artículo   Imprimir

 

Este website esta bajo la licencia de Creative Commons Licence
Cualquier material de esta revista puede reproducirse libremente de forma impresa o electrónica sin previa autorización, siempre que se cite como  fuente a la Revista Futuros y su uso no sea con fines comerciales. Agradeceríamos ser informados y que se nos hiciera llegar una copia o referencia del material reproducido.
Se exceptúan de la libre reproducción los materiales tomados de otras fuentes; para reproducir estos artículos debe pedirse autorización a la fuente original.

Las opiniones expresadas en los artículos son de los y las autores y no de Rostros y Voces  o de Citizen Digital Facilitation
Los invitamos a enviarnos sus colaboraciones, las cuales serán  publicadas de ser seleccionadas por la dirección de la revista.
Si tiene problemas o preguntas relacionadas con esta Web, póngase en contacto con el Equipo Futuros.
Última actualización: