Una publicación de CDF     | Enlaces | Comentarios | Contacto | Búsqueda |

ISSN 1913-6196

Inicio Temas Autores Reseñas Libros Recursos digitales
Ediciones Documentos Multimedia Lectores opinan Entrevistas Nosotros
Año 2008 Vol. VI
Futuros 21
 Futuros 20
Año 2007 Vol. V
 Futuros 19
 Futuros 18
 Futuros 17
Año 2006 Vol . IV
 Futuros 16
 Futuros 15
 Futuros 14
 Futuros 13

Año 2005 Vol.  III

 Futuros 12
 Futuros 11
 Futuros 10
 Futuros 9
Año 2004 Vol. II
 Futuros 8
 Futuros 7
 Futuros 6
 Futuros 5
Año 2006 Vol.  I
 Futuros 4
 Futuros 3
 Futuros 2
 Futuros 1
 

Visítenos en el nuevo portal
Futuros 21

 

 LA COOPERACIÓN PARA EL DESARROLLO COMO HERRAMIENTA
DE PREVENCIÓN DE CONFLICTOS

Resolución y prevención de conflictos

  Por Mariano Aguirre, Jesús Núñez, Allison Rohe y Francisco Rey  

Parte 1 / 2

Introducción

En los últimos años, en un escenario internacional especialmente convulso, la prevención de conflictos ha ganado peso en la agenda de los organismos internacionales y en la práctica de muchas instituciones. Si al principio muchos de los enfoques preventivos tenían más que ver con una concepción básicamente militar de la seguridad, posteriormente se han incorporado con fuerza aspectos de desarrollo y de combate a las causas profundas de la violencia. La necesidad, por tanto, de profundizar en la relación entre la cooperación para el desarrollo y la prevención de conflictos violentos comienza a estar clara.

Diagnóstico de la situación

Una serie de conflictos armados han causado en la última década complejas situaciones de emergencia, en las que se combinaron genocidios, hambrunas, destrucción de infraestructuras, desplazamientos forzosos de población y desestabilizaciones regionales. Estos conflictos se han librado dentro de Estados generalmente débiles con instituciones casi inexistentes. Desde Somalia hasta el ex Zaire, pasando por los Balcanes, Chechenia, Ruanda, Liberia, Sierra Leona, Colombia y Sri Lanka, los conflictos armados en este tipo de Estados constituyen uno de los problemas cruciales del siglo XXI.

En el marco de la globalización de las relaciones económicas y de mercados internacionales cada vez más competitivos, los países que se han visto afectados por prolongados periodos de conflicto armado continúan perdiendo oportunidades para su desarrollo y crecimiento. Continúan dependiendo de la ayuda humanitaria internacional y se ven involucrados en el tráfico ilegal de recursos naturales, armas y personas.

En los últimos años ha comenzado un debate sobre los diversos aspectos y perspectivas de la prevención de conflictos y su vinculación a la cooperación para el desarrollo como consecuencia del impacto que estos conflictos tienen en los Estados débiles, no sólo en las poblaciones que los sufren sino también en los principales actores internacionales involucrados con ellos, como los Estados, los organismos multilaterales y las organizaciones no gubernamentales (ONG).

La prevención de conflictos tiene como fin evitar que las tensiones escalen hasta la violencia con medidas a corto, medio y largo plazo. Teóricamente, cuanto más eficaz sea la política preventiva, menos tensiones habrá y más se alejará la violencia. Por otro lado, la prevención debería ser el instrumento que evitara el infructuoso debate entre intervención militar y no injerencia a la hora de dar respuesta a las emergencias humanitarias complejas. Debate que, afortunadamente, está en vías de ser superado poniendo el énfasis en la responsabilidad de proteger por parte de la comunidad internacional1.

La extrema desigualdad y la pobreza son factores desestabilizadores que, si se combinan con divisiones étnicas y culturales, favorecen que los conflictos sociales escalen hasta la violencia. La promoción del desarrollo en sentido amplio puede ayudar a desactivar los conflictos potenciales y la prevención de conflictos armados puede ayudar o fomentar el desarrollo.

La cooperación para el desarrollo puede ser un instrumento eficaz para la prevención de conflictos incidiendo en los factores que son fuente de tensión y promoviendo el fortalecimiento institucional, la consolidación de la democracia y el respeto de los derechos humanos, facilitando su resolución por medios pacíficos, antes de que el enfrentamiento sea inevitable.


Notas

1 A este respecto es muy positivo el informe de la Comisión Internacional sobre Intervención y soberanía de los Estados "La responsabilidad de proteger" que pone el énfasis en tres aspectos básicos: prevenir, reaccionar, reconstruir.


Ir a:
 

Primera Parte
Segunda Parte

Siguiente:  La prevención de conflictos y...

Imprimir este artículo   Imprimir


Este website esta bajo la licencia de Creative Commons Licence
Cualquier material de esta revista puede reproducirse libremente de forma impresa o electrónica sin previa autorización, siempre que se cite como  fuente a la Revista Futuros y su uso no sea con fines comerciales. Agradeceríamos ser informados y que se nos hiciera llegar una copia o referencia del material reproducido.
Se exceptúan de la libre reproducción los materiales tomados de otras fuentes; para reproducir estos artículos debe pedirse autorización a la fuente original.

Las opiniones expresadas en los artículos son de los y las autores y no de Rostros y Voces  o de Citizen Digital Facilitation
Los invitamos a enviarnos sus colaboraciones, las cuales serán  publicadas de ser seleccionadas por la dirección de la revista.
Si tiene problemas o preguntas relacionadas con esta Web, póngase en contacto con el Equipo Futuros.
Última actualización: