Una publicación de CDF     | Enlaces | Comentarios | Contacto | Búsqueda |

ISSN 1913-6196

Inicio Temas Autores Reseñas Libros Recursos digitales
Ediciones Documentos Multimedia Lectores opinan Entrevistas Nosotros
Año 2008 Vol. VI
Futuros 21
 Futuros 20
Año 2007 Vol. V
 Futuros 19
 Futuros 18
 Futuros 17
Año 2006 Vol . IV
 Futuros 16
 Futuros 15
 Futuros 14
 Futuros 13

Año 2005 Vol.  III

 Futuros 12
 Futuros 11
 Futuros 10
 Futuros 9
Año 2004 Vol. II
 Futuros 8
 Futuros 7
 Futuros 6
 Futuros 5
Año 2006 Vol.  I
 Futuros 4
 Futuros 3
 Futuros 2
 Futuros 1
 

Visítenos en el nuevo portal
Futuros 21

 

Avances y retos de la Asociación Nacional de Organizaciones No Gubernamentales Orientadas al Desarrollo, Uruguay

Por María Elena Martínez   

"Los gobiernos progresistas en la región y
su relación con la sociedad civil"
 
fue el tema del coloquio realizado en el Centro Latinoamericano de Economía Humana, CLAEH, en Uruguay. Futuros pone a disposición de sus lectores las presentaciones del encuentro
Ver otras intervenciones.

Los "gobiernos progresistas en la región" es un título muy apropiado porque por primera vez tenemos en nuestra región, tres gobiernos progresistas: Chile, Argentina y Brasil. Hoy llevan diferentes períodos de tiempo en el poder; el de Chile es el más antiguo, tenemos dos más nuevos, y una posibilidad en Uruguay, que mirando las encuestas hay grandes probabilidades (por supuesto que en este momento, y mirando la situación española, nunca se sabe desde antes qué puede ocurrir), pero nosotros creemos que sí, que puede haber un gobierno progresista en nuestro país. Y esta coincidencia de orientaciones en cuatro países de la región creo que es algo muy auspicioso. Primero, América Latina nos consta que es de todos los continentes el más desigual, el más injusto en la distribución de su renta, en el que hay mayor pobreza y grandes fortunas, en el que hay una marginalidad muy importante. Y especialmente en esta región que estamos ahora —no es el caso de Chile, porque Chile es distinto, ya lleva varios períodos de gobierno progresista, ha sido el gobierno desde la salida de la dictadura— pero en los otros tres, y sobre todo en Argentina y en Uruguay, los gobiernos anteriores son en gran medida —por supuesto, que también hay otros factores, a nivel internacional y coyuntural, las distintas crisis que ha habido en el mundo hasta llegar a la crisis de Brasil, que ya es más de la zona, algo que no se podía prever tan seguramente— responsables de la situación de exclusión social y de marginalidad, los gobiernos anteriores han tenido mucho que ver.

Por lo tanto, nosotros —aquí lo digo como ciudadana, pero también lo digo como presidenta de la ANONG— miramos con muchísimo interés y con entusiasmo esta posible modificación de la orientación en nuestro próximo gobierno. Y creemos que este coloquio que vamos a tener aquí es muy importante, porque el intercambio de experiencias entre aquellos que ya han estado en esas circunstancias y los que vamos a entrar, es muy útil —y lo digo egoístamente— para nosotros que recién podríamos entrar en esa situación. Por supuesto que viendo las distintas circunstancias de la realidad social, de la realidad política y de las posibles mayorías o no mayorías que estos gobiernos tengan en los organismos legislativos, pero creo que es algo en que la discusión puede hacerse muy, pero muy conveniente.

Desde el punto de vista de nuestra sociedad civil nuestras organizaciones de la sociedad civil no son las mismas que salieron de la dictadura. Aquí en el Cono Sur, no sólo en Uruguay, las organizaciones de la sociedad civil no estuvieron bien vistas por los gobiernos de la dictadura, pero tampoco por los gobiernos posteriores. Todas nuestras ONG también tuvimos una posición de muy poco relacionamiento con el Estado.

La situación cambió en la realidad social uruguaya, y también cambió para nosotros —vamos a reconocerlo—en nuestra financiación. La cooperación para el desarrollo que venía sobre todo de los países y las organizaciones europeas dejó de venir, hoy no somos en absoluto una prioridad, ni mucho menos; y eso nos acercó al Estado.

Por otro lado, tenemos que ser concientes que hay en el mundo como una especie de «reconocimiento» (no sé si el reconocimiento es real o es solamente verbal) del papel de la sociedad civil. En este momento, somos llamados a cuánta reunión hay a niveles gubernamentales, a niveles de organismos internacionales, aún a reuniones empresariales, a los más distintos foros a tratar de decir algo.

El otro día un dirigente sindical en un coloquio de una ONG dijo: «los dirigentes sindicales tenemos conocimientos extensos como un océano, con la profundidad de diez centímetros»; yo a esta fecha, diría de mí lo mismo porque en los meses que llevo de presidenta he tenido que hablar de las cosas más exóticas. Y eso nos preocupa, porque significa que estamos en el candilero. ¿Por qué?, porque somos el proveedor de servicios más barato y más confiable. Confiables en el sentido de que no somos deshonestos, en que sabemos lo que estamos haciendo. Creo que muchas veces los organismos gubernamentales aunque no lo digan, tienen esa idea de nosotros.

La Asociación Nacional de ONGs, ANONG no es una organización que tenga una vinculación con un partido político, no es una organización neutra porque quien está a favor de crear ciudadanía, a favor de eliminar la marginalidad y la exclusión social nunca es neutro, pero no somos en absoluto partidarios y vamos a actuar en esa consecuencia. Pero un gobierno que tiene como sus prioridades, como debería tenerlo un gobierno progresista, que es eliminar la pobreza, lograr que la infancia en nuestro país tenga igualdad de derechos y no que unos estén signados por el lugar donde nacieron a ser «carne de cárcel» frente a otros que ya lo tienen todo, por decir dos cosas mínimas; yo creo que en ese sentido, nosotros vamos a tener una relación que puede ser interesante porque podemos querer, tener objetivos muy similares.

Ahora bien, nosotros pensamos que la sociedad civil no es un administrador de pobreza, no es un ejecutor de actividades programadas por otro. Creo que tenemos conocimientos, capacidad y además el derecho a estar allí. Nosotros no representamos a nadie, nosotros somos una parte de la sociedad que estamos más cerca de toda esa diversidad que son los problemas de la sociedad civil, y creo que debemos estar no sólo en la ejecución como estamos hoy —y que a veces nos llevamos los palos en las malas ejecuciones— sino que debemos estar en el diseño y en la implementación de estos programas; y eso es lo que nosotros hemos estado tratando de decir más de una vez a autoridades de gobierno.


Ir a otras ponencias del Coloquio "Los gobiernos progresistas en la región y su relación con la sociedad civil":
 

Avances y retos de la Asociación Nacional de Organizaciones No Gubernamentales Orientadas al Desarrollo
María Elena Martínez

Los distintos niveles de relación entre sociedad civil - gobierno
Eduardo Ballón

El caso de Brasil
Silvio Caccia Bava

Chile: quince años de un gobierno de concertación
Luis Magallón

Comparando Argentina, Chile, Brasil y Uruguay
Constanza Moreira

Imprimir Coloquio   Imprimir


Este website esta bajo la licencia de Creative Commons Licence
Cualquier material de esta revista puede reproducirse libremente de forma impresa o electrónica sin previa autorización, siempre que se cite como  fuente a la Revista Futuros y su uso no sea con fines comerciales. Agradeceríamos ser informados y que se nos hiciera llegar una copia o referencia del material reproducido.
Se exceptúan de la libre reproducción los materiales tomados de otras fuentes; para reproducir estos artículos debe pedirse autorización a la fuente original.

Las opiniones expresadas en los artículos son de los y las autores y no de Rostros y Voces  o de Citizen Digital Facilitation
Los invitamos a enviarnos sus colaboraciones, las cuales serán  publicadas de ser seleccionadas por la dirección de la revista.
Si tiene problemas o preguntas relacionadas con esta Web, póngase en contacto con el Equipo Futuros.
Última actualización: